mujer embarazada baja por maternidad

¿Cuánto tiempo es la baja por maternidad?

En el año 2023, las leyes y regulaciones relacionadas con las bajas de maternidad y paternidad han experimentado cambios significativos en diversos países. Estos cambios reflejan un compromiso con la igualdad de género y la co-responsabilidad en el cuidado de los hijos. En España, la Ley de Familias (Real Decreto-ley 6/2019) ha marcado un hito importante al establecer un marco legal que garantiza a madres y padres la misma oportunidad para cuidar de sus recién nacidos.  En este artículo vamos a explorar cuánto tiempo es la baja por maternidad y paternidad en detalle en base a la normativa y condiciones que las rigen en la actualidad. Si aun así te surgen dudas, no sabes cómo poder solicitar con la empresa una baja o reducción de jornada por lactancia o eres empresario y tienes que tramitársela a algún trabajador o trabajadora, ponte en contacto con nosotros. Desde nuestra asesoría en Madrid o a distancia te ayudaremos en todo lo que necesites en relación a ésta o cualquier otra baja laboral.

Pero empecemos por el principio…

 

Cómo las Normativas de Bajas de Maternidad y Paternidad se han Vuelto más Equitativas y Adaptables a las Necesidades Familiares

A medida que abordamos cómo estas normativas se han vuelto más equitativas y adaptables a las necesidades familiares, es esencial analizar los elementos clave que han impulsado estos cambios:

 

Bajas de Maternidad y Paternidad Igualitarias

En 2023, un cambio significativo en las normativas es la igualdad en la duración de las bajas de maternidad y paternidad. Desde el 1 de enero, ambos padres tienen derecho a un permiso de 16 semanas para cuidar de sus recién nacidos.

Se trata de una de las transformaciones más destacadas, puesto que históricamente, las bajas de maternidad tendían a ser más largas y complejas que las de paternidad, lo que a menudo perpetuaba la desigualdad en la distribución de las responsabilidades de cuidado. Este cambio histórico refleja un avance en la promoción de la igualdad de género en los ámbitos laborales y familiares. Esta medida reconoce que tanto las madres como los padres tienen la responsabilidad compartida de cuidar a sus hijos desde el momento del nacimiento, reconociendo que la crianza es una responsabilidad compartida.

 

Flexibles y Adaptables a las Necesidades:

Las normativas modernas han abrazado la flexibilidad como una piedra angular. Comprenden que cada familia es única y enfrenta circunstancias individuales. Por lo tanto, las bajas de maternidad y paternidad ahora se pueden distribuir de manera flexible, permitiendo a los padres adaptar sus permisos a sus necesidades específicas. La posibilidad de dividir las bajas en diferentes intervalos, así como la opción de adelantar o postergar partes de las mismas, refleja una adaptabilidad que se alinea con las realidades cambiantes de la vida familiar y laboral.

 

Reconociendo las Diversas Familias:

Las normativas también se han vuelto más inclusivas al reconocer y respaldar diversas formas de familia. Esto incluye no solo a las familias nucleares, sino también a las familias monoparentales, adoptivas y a aquellas conformadas por parejas del mismo sexo. Las normativas equitativas y adaptables garantizan que todos los padres tengan acceso a los mismos derechos, independientemente de su situación familiar. Esto es fundamental para fomentar la igualdad y la inclusión en la sociedad.

 

Co-Responsabilidad en el Cuidado de los Lactantes

La co-responsabilidad en el cuidado de los lactantes emerge como un enfoque central en las políticas de bajas de maternidad y paternidad. Esta perspectiva refleja un avance significativo en el reconocimiento de la importancia de que ambos padres compartan la responsabilidad del cuidado de sus hijos desde una etapa temprana de sus vidas. La inclusión de esta medida en las normativas señala un compromiso con la igualdad de género y la distribución equitativa de las responsabilidades parentales.

 

Distribución de la Baja de Maternidad en 2023

La duración de la baja de maternidad en 2023 puede distribuirse de varias maneras para adaptarse a las preferencias y necesidades de los padres. El Real Decreto-ley 6/2019 establece un enfoque estructurado para la distribución:

  1. Seis Semanas Obligatorias: Las primeras seis semanas son de disfrute obligatorio e ininterrumpido. Estas semanas deben tomarse inmediatamente después del nacimiento o de la fecha de resolución judicial/administrativa en casos de adopción. Las madres biológicas tienen la opción de adelantar hasta cuatro semanas antes de la fecha estimada de parto.
  2. Diez Semanas de Permiso Remunerado: Después de las seis semanas obligatorias, ambos padres tienen a su disposición diez semanas de permiso remunerado. Estas semanas pueden disfrutarse en períodos acumulados o interrumpidos, siempre dentro de los 12 meses posteriores al nacimiento o adopción.
  3. Ampliación en Casos Especiales: En situaciones particulares, se permite una ampliación de la baja de maternidad en una semana adicional por cada progenitor y por cada hijo. Esto se aplica en caso de un tercer hijo en adelante, nacimiento múltiple o si el hijo tiene discapacidad.
  4. Ampliación por Parto Prematuro y Hospitalización: En caso de parto prematuro y hospitalización durante más de siete días, los padres tienen derecho a una ampliación del permiso de maternidad que puede llegar a un máximo de 13 semanas.

 

Flexibilidad en la Reducción de Jornada por Lactancia

Después de la baja de maternidad o paternidad, los padres tienen el derecho de reducir su jornada laboral para atender la lactancia del bebé. La normativa permite varias opciones para distribuir esta reducción, lo que proporciona flexibilidad a los padres:

  1. Reducción Diaria: Se permite una reducción de una hora diaria o dos periodos de media hora cada día laborable. Estos intervalos deben disfrutarse dentro de la jornada laboral.
  2. Salida o Entrada Temprana: Los padres pueden salir media hora antes o entrar media hora más tarde de lo establecido en su horario laboral.
  3. Días Libres Retribuidos: Los padres también pueden acumular las horas de reducción de jornada para disfrutar de días libres retribuidos, según lo permitido por el convenio colectivo o un acuerdo con la empresa.

 

Equidad en la Reducción de Jornada para Cuidado de los Lactantes

El permiso de lactancia, una medida vital para el cuidado y bienestar de los recién nacidos, es una garantía legal que busca equilibrar la vida laboral con las necesidades de crianza. Desde su instauración a través del Real Decreto Ley 6/2019, que entró en vigor el 8 de marzo de 2019, ha facilitado a las trabajadoras y trabajadores la posibilidad de ausentarse del trabajo durante una hora al día para el cuidado de sus hijos o hijas lactante.

 

¿En qué consiste el permiso de lactancia?

Este permiso, conocido también como «cuidado del hijo lactante», está diseñado tanto para para madres como para padres trabajadores, extendiéndose su duración hasta que el hijo cumple 9 meses. Uno de los aspectos clave de este permiso es que es la empresa quien lo retribuye, y no la Seguridad Social ni la Mutua. Durante este tiempo, el trabajador tiene derecho a disponer de una hora diaria para atender las necesidades de su bebé. Además, esta hora puede ser dividida en dos fracciones, lo que brinda flexibilidad en su utilización.

 

Te explicamos a continuación algunas de las dudas más comunes:

 

Formas de disfrutar el permiso de lactancia

 

Existen tres modalidades para disfrutar del permiso de lactancia:

      1. Ausentarse una hora al día: Esta es la modalidad más común, permitiendo al trabajador ausentarse durante una hora para el cuidado del bebé lactante. Esta hora puede dividirse en dos fracciones si es necesario.
      2. Reducción de jornada: Otra opción es reducir la jornada en media hora al comienzo o al final del día laboral.
      3. Acumulación de horas: En esta modalidad, el trabajador puede acumular las horas de permiso para tomar jornadas completas. La cantidad de días acumulados dependerá de diversos factores, como los días laborales entre la solicitud y el cumplimiento de los 9 meses del bebé, considerando días de trabajo, festivos y fines de semana. En algunos casos, este periodo puede extenderse hasta los 12 meses si ambos progenitores ejercen el permiso con la misma duración y régimen.

 

¿Quiénes tienen derecho al permiso de lactancia?

El derecho al permiso de lactancia se extiende a los trabajadores progenitores, independientemente de su género. Si ambos progenitores trabajan, ambos tienen el derecho de solicitar el permiso. Sin embargo, no es posible ceder este derecho de un progenitor al otro.

 

Solicitud del permiso de lactancia

Para solicitar el permiso de lactancia se debe presentar una solicitud por escrito a la empresa con un preaviso de 15 días, o el que determine el Convenio Colectivo. En esta solicitud se debe indicar el período de inicio y finalización del permiso, así como la modalidad elegida (ausencia, reducción de jornada o acumulación de horas).

 

Partos, adopciones o acogimientos múltiples

En el caso de partos, adopciones o acogimientos múltiples, el permiso se incrementa proporcionalmente al número de hijos. Por ejemplo, en el caso de tener dos hijos, se tendría derecho a dos horas de permiso.

 

 

Reducción de Jornada por Cuidado de un Menor de 12 Años

Además de las medidas orientadas a la igualdad de género y la co-responsabilidad, las normativas en 2023 también consideran la importancia de brindar a los padres la opción de equilibrar sus responsabilidades familiares y laborales a medida que cuidan a sus hijos menores de doce años. En este sentido, se ha establecido una disposición que permite a los padres reducir su jornada laboral en función de las necesidades de atención y cuidado de los hijos.

Esta reducción de jornada se ha diseñado de manera flexible, comprendiendo que cada familia enfrenta circunstancias únicas. Los padres tienen la opción de reducir su jornada laboral desde una octava parte hasta la mitad de su jornada laboral habitual. Esta flexibilidad se adapta a diversas situaciones y les brinda a los padres la oportunidad de estar más presentes en la vida de sus hijos durante sus años formativos.

Es importante destacar que esta reducción de jornada conlleva una reducción proporcional en el salario. Esto refleja un compromiso con el equilibrio entre las responsabilidades familiares y laborales, garantizando que los padres puedan brindar el cuidado necesario a sus hijos sin enfrentar dificultades económicas significativas. Esta medida reconoce la importancia de establecer un entorno en el que las decisiones sobre la crianza y el cuidado de los hijos se tomen de manera informada y consciente.

 

 

Excedencia por Cuidado de un Menor de 12 Años

En algunos casos, las necesidades de cuidado de un menor de doce años pueden requerir un período más prolongado de tiempo. Para abordar estas situaciones, la normativas actual recoge la opción de solicitar una excedencia por cuidado de un menor de 12 años. Esta prestación familiar contributiva permite a los padres ausentarse temporalmente de su trabajo para brindar el cuidado necesario a sus hijos sin perder por completo su vínculo laboral.

Una de las características destacadas de esta excedencia es que se consideran como cotizados los primeros tres años del período de excedencia por cuidado de cada hijo o menor acogido. Además, también se considera el primer año de excedencia para el cuidado de otros familiares. Esta disposición reconoce la importancia de garantizar que los padres puedan cuidar de sus hijos y ser parte activa en su crecimiento y desarrollo sin poner en riesgo su seguridad financiera a largo plazo.

La excedencia por cuidado de un menor de 12 años ofrece a los padres un período de tiempo extendido para atender las necesidades familiares. Durante este tiempo, los padres pueden brindar atención y apoyo a sus hijos en etapas cruciales de su desarrollo, como la educación y el establecimiento de vínculos familiares sólidos. Esta medida demuestra un enfoque centrado en las necesidades de la familia y el reconocimiento de la importancia de estar presente en la vida de los hijos durante momentos clave.

 

En resumen, la normativa de bajas de maternidad y paternidad en 2023 reflejan un compromiso con la igualdad de género y la corresponsabilidad en el cuidado de los hijos. Los cambios introducidos en la nueva Ley de Familias que entró en vigor el pasado 16 de mayo de 2023 han establecido un nuevo estándar en la distribución equitativa de las responsabilidades parentales. Estas medidas no solo benefician a los padres y madres, sino que también contribuyen a la construcción de una sociedad más inclusiva y consciente de las necesidades de las familias en todas sus formas.