tipos de contrato laboral

¿Qué tipos de contrato laboral existen en la actualidad en España?

Una de las preguntas más recurrentes que nos hacen nuestros clientes en materia laboral tiene que ver con la forma en la que dar de alta a nuevos trabajadores según los diferentes tipos de contratos existentes en España.

Algo que también siempre bastantes dudas entre los trabajadores y aquellos autónomos que se plantean ser contratados por otra empresa, pasando así de dar un servicio por cuenta propia a formar parte de su plantilla laboral.

Y aunque en el pensamiento de muchos está la idea de que existen infinidad de tipos de contratos distintos, la realidad es que es más sencillo de lo que parece. La Reforma Laboral del 31 de marzo del 2022 trajo consigo importantes cambios en los tipos de contratos de trabajo en nuestro país. Cambios que se recogen en el Real Decreto – ley 32/2021, de 28 de diciembre, de medidas urgentes para la reforma laboral, la garantía de la estabilidad en el empleo y la transformación del mercado de trabajo y que afectan directamente a la contratación.

En este post os vamos a ayudar a entender, de forma sencilla los diferentes tipos de contrato de trabajo que existen.

 

Actualmente los tipos de contrato se encuadran en 4 modalidades distintas:

        • Contrato de trabajo indefinido.
        • Contrato de trabajo temporal.
        • Contrato de trabajo de formación en alternancia.
        • Contrato formativo para la obtención de práctica profesional.

Dentro de ellas podemos encontrar contratos específicos a los que además se les irá añadiendo las cláusulas necesarias de cada puesto, adaptándolos a las necesidades de la empresa y a las características del trabajador, pero que se regirán por una de estas cuatro categorías en la que se establezca el contrato. Si quieres que te ayudemos a entender tu contrato, o necesitas que te echemos una mano en la contratación de personal, ponte en contacto con nosotros.

 

TIPOS DE CONTRATOS VIGENTES EN ESPAÑA EN 2023

 

CONTRATO DE TRABAJO INDEFINIDO

Son aquellos contratos establecidos sin límite en el tiempo. En ellos se establece una fecha de inicio de la relación laboral pero no la fecha final, por lo que puede durar mientras el trabajador y el empleador quieran mantener la relación laboral.

Es el tipo de contrato más estable que existe, ya que ofrece una mayor seguridad laboral al trabajador, aunque esto no quiere decir que la empresa no pueda prescindir de él cuando determine, del mismo modo que el trabajador puede abandonar la empresa en cualquier momento (despido disciplinario, despido objetivo, o mutuo acuerdo entre las partes).

El contrato de trabajo indefinido podrá celebrarse a jornada completa, parcial o para la prestación de servicios fijos discontinuos. Esta última modalidad es la utilizada como referencia para una actividad estacional o de temporada, así como por ETT y contratas y subcontratas. También se contempla para periodos a fecha determinada o indeterminada. Es decir, hay una discontinuidad en el ejercicio del trabajo ya que no se trabaja de forma continua durante todo el año. Por tanto: el contrato de trabajo fijo discontinuo es de carácter indefinido y se determina porque la actividad laboral se lleva a cabo de forma intermitente en el tiempo. Las personas trabajadoras tienen, mediante el contrato fijo-discontinuo, los mismos derechos que en el indefinido, entre ellos, la indemnización por despido.

Dentro de la categoría de contratos indefinidos encontramos muchos tipos, en función de los condicionantes que se den:

          • Contrato indefinido
          • Contrato indefinido ordinario.
          • contrato indefinido de personas con discapacidad
          • contrato indefinido de personas con discapacidad en centros especiales de empleo
          • contrato indefinido para personas con discapacidad procedentes de enclaves laborales
          • contrato indefinido de personas con capacidad intelectual limite
          • contrato indefinido de personas desempleadas de larga duración
          • Contrato indefinido para trabajadores en situación de exclusión social
          • Contrato indefinido para trabajadores que tengan acreditada por la administración competente la condición de víctima de violencia de género, doméstica, víctima del terrorismo o víctima de trata de seres humanos
          • Contrato indefinido para trabajadores en situación de exclusión social por empresas de inserción
          • Contrato indefinido de familiar de trabajador autónomo
          • Contrato indefinido para trabajadores mayores de cincuenta y dos años beneficiarios de los subsidios por desempleo
          • Contrato indefinido de servicio del hogar familiar
          • Contrato indefinido de trabajo en grupo
          • Contrato indefinido de alta dirección
          • Otros contratos indefinidos
          • Conversión de contratos formativos y temporal para el fomento del empleo de personas con discapacidad en indefinido
          • Conversión de contrato para la obtención de la práctica profesional, de relevo, de sustitución por anticipación de la edad de jubilación en indefinido

¿Qué novedades introduce la reforma laboral de 2022 en los contratos indefinidos?

Uno de los mayores objetivos de la reforma es reducir la temporalidad del empleo e intentar que la contratación no indefinida se reduzca a los casos concretos en que resulte verdaderamente justificada.

Por ello, se ha modificado el periodo establecido en que una misma empresa podía encadenar contratos temporales a un trabajador antes de tener obligatoriamente que pasar a realizar un contrato indefinido. Así, pues, el nuevo marco se limita a 18 meses (dentro de un marco de dos años). Cumplido este periodo (que, antes de la reforma, ascendía a 24 meses en un marco de 30), cualquier contrato pasará a ser indefinido a través del contrato 189.

Se ha modificado, además, el antiguo contrato de obra o servicio determinado correspondiente al sector de la construcción que tenía carácter temporal, se convierte en indefinido, bajo el nombre de: contrato de trabajo indefinido adscritos a obra. En él se establece que un trabajador, al concluir la obra, tendrá derecho a que el empresario le realice una propuesta para su recolocación, en un plazo de cinco días y por escrito.

 

CONTRATO DE TRABAJO TEMPORAL

Es el más adecuado cuando una empresa necesita contratar a un trabajador para realizar una tarea específica durante un período determinado de tiempo. Este tipo de contrato tiene una fecha de inicio y una fecha de finalización específicas, que están establecidas en el contrato.

El contrato de trabajo temporal se utiliza comúnmente cuando la empresa necesita cubrir una necesidad laboral temporal, como puede ser una temporada alta en el sector turístico o la realización de un proyecto específico con una duración determinada.

Es importante destacar que, aunque el contrato de trabajo temporal tenga una duración específica, el trabajador tiene los mismos derechos que un trabajador con contrato indefinido en términos de salario, horas de trabajo, seguridad laboral, etc. Además, si el trabajador ha estado contratado durante un cierto período de tiempo, puede tener derecho a ciertas prestaciones y derechos adicionales, como la indemnización por despido.

Hasta la reforma laboral existían tres tipos de contratos temporales: de obra o servicio determinado, eventual (por circunstancias de la producción), y de interinidad. Pero con la entrada en vigor de la reforma, los contratos temporales han experimentado una serie de cambios:

        • Ha desaparecido el contrato por obra y servicio determinado. En la actualidad modalidades de contrato de duración determinada se relacionan con las circunstancias de la producción o bien con la sustitución de la persona trabajadora.
        • Contrato eventual por circunstancias de la producción. Se establece para situaciones muy concretas, por ejemplo, una subida o caída repentina de la actividad normal del puesto de trabajo. Este tipo de contrato tiene una duración máxima de 6 meses, ampliable a 1 año por convenio del sector.
        • Contrato por sustitución de persona trabajadora. Se guía por los mismos criterios que el contrato de interinidad. La nueva reforma laboral introduce un cambio significativo: el sustituto podrá iniciar la prestación de servicios durante un máximo de 15 días antes de que se produzca la ausencia de la persona sustituida, con el objetivo de que se realice un traspaso de información y formación adecuada entre ambos trabajadores.

Además, como indicábamos anteriormente, la reforma laboral reduce el tiempo en que una empresa puede encadenar contratos a un trabajador. Ahora, si en un periodo de dos años el trabajador ha estado contratado más de 18 meses con dos o más contratos por circunstancias de la producción, adquiere la condición de trabajador fijo. Y esto incluye también a los contratos realizados a través de otras empresas como ETT.

Otros tipos de contratos temporales:

          • contrato temporal
          • Contrato por circunstancias de la producción
          • Contrato de duración determinada de sustitución de persona trabajadora
          • Contrato de duración determinada de sustitución para sustituir a trabajadores en formación por trabajadores beneficiarios de prestaciones por desempleo
          • Contrato de duración determinada de sustitución para sustituir a trabajadores durante los períodos de descanso por maternidad, adopción, acogimiento, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural o suspensión por paternidad
          • Contrato de duración determinada de sustitución para sustituir bajas por incapacidad temporal de personas con discapacidad
          • Contrato de duración determinada de sustitución para sustituir a trabajadoras víctimas de violencia de género
          • Contrato de duración determinada para trabajadores en situación de exclusión social
          • Contrato de duración determindad para trabajadores que tengan acreditada por la administración competente la condición de víctima de violencia de género, doméstica, víctima del terrorismo o víctima de trata de seres humanos
          • Contrato de duración determinada temporal para trabajadores en situación de exclusión social por empresas de inserción
          • Contrato temporal de fomento de empleo para trabajadores en situación de exclusión social en empresas de inserción
          • Contrato de duración determinada para trabajadores mayores de cincuenta y dos años beneficiarios de los subsidios por desempleo
          • Contrato de duración determinada de situación de jubilación parcial
          • Contrato de duración determinada de relevo
          • Contrato vinculado a programas de activación para el empleo
          • Contrato de duración determinada de servicio del hogar familiar
          • Contrato temporal de personas con discapacidad
          • Contrato duración determinada de personas con discapacidad en centros especiales de empleo
          • Contrato de duración determinada de acceso de personal investigador doctor
          • Personal investigador predoctoral en formación
          • Contrato de duración determinada para penados en instituciones penitenciarias
          • Contrato de duración determinada de menores y jóvenes, en centros de menores sometidos a medidas de internamiento
          • Contrato de duración determinada de trabajo en grupo
          • Contrato de duración determinada de alta dirección
          • Otros
          • Contrato temporal de sustitución por anticipación de la edad de jubilación

 

CONTRATO DE TRABAJO DE FORMACIÓN EN ALTERNANCIA

El contrato de trabajo de formación en alternancia tiene por objeto compatibilizar la actividad laboral retribuida con los correspondientes procesos formativos en ámbito de formación profesional, estudios universitarios o Especialidades Formativas del Sistema Nacional de Empleo.

Para ello, la actividad laboral debe complementar, coordinarse e integrarse con la actividad formativa en un programa común, en el marco de los acuerdos y convenios de cooperación suscritos por los centros universitarios o de formación profesional y las entidades formativas acreditadas o inscritas con las empresas y entidades colaboradoras.

Sustituyó, tras la reforma laboral de 2022, al contrato para la formación y el aprendizaje.

Las características del contrato de formación en alternancia son:

        • Proporcionar al trabajador la cualificación necesaria para el desempeño de una profesión.
        • El tiempo de trabajo efectivo no puede ser superior al 65% de la jornada máxima el primer año, y el 85% el segundo.
        • El contrato debe tener una duración mínima de 3 meses y máxima de 2 años.
        • Este contrato no genera indemnización al finalizar y establece una prohibición expresa de realizar horas complementarias y extraordinarias salvo fuerza mayor.

Se trata de un tipo de contrato que puede ser beneficiario de incentivos a la contratación, siempre que cumplan los requisitos. El incentivo es una reducción del 100% en las cuotas a la Seguridad Social del trabajador contratado y del 100% en las cuotas empresariales a la Seguridad Social cuando la plantilla de la empresa sea menor de 250 personas o del 75% si es igual o mayor de 250 trabajadores.

Además, cuando se agota la duración máxima de un contrato de formación (de dos años), si se transforma en indefinido, las empresas tendrán derecho a una reducción en las cuotas de la Seguridad Social de 1.500€ durante los tres primeros años o de 1.800€ en el caso de ser mujer.

 

CONTRATO DE TRABAJO PARA LA PRÁCTICA PROFESIONAL

Se trata del antiguo contrato de prácticas con estudiantes una vez acabados sus estudios. Es, por tanto, un tipo de contrato laboral dirigido a recién poseedores de títulos universitario, máster profesional, formación profesional o un título de grado medio o superior. Mediante este contrato, se establece la obligatoriedad de que el puesto de trabajo deba permitir la obtención de la práctica profesional adecuada al nivel de estudios o de formación objeto del contrato para el alumno. La empresa elaborará un plan formativo individual en el que se especifique el contenido de la práctica profesional, asignando un tutor que cuente con la formación o experiencia adecuadas para el seguimiento del plan y el correcto cumplimiento del objeto del contrato.

Las características del contrato para la práctica profesional:

        • Debe tener una duración no inferior a 6 meses ni mayor a un año en la misma o distinta empresa.
        • A diferencia del contrato de formación que se firma durante el periodo de estudios, el contrato para la práctica profesional debe convalidarse durante los tres años siguientes a terminar, o de los cinco años si se concierta con una persona con discapacidad.
        • Puede tratarse de un contrato a jornada completa o parcial. Si se trata del segundo caso en él deben figurar el número de horas ordinarias de trabajo al día, a la semana, al mes o al año contratadas y su distribución
        • No puede haber en ellos horas extra, aunque sí horas complementarias.
        • La retribución queda contemplada según convenio. De no ser así, se debe aplicar la del grupo profesional y nivel de retribución correspondiente a las funciones que se desempeña.

Este tipo de contrato puede tener incentivos a la contratación si se cumplen los requisitos correspondientes. Puede existir una bonificación del 100% de las cuotas empresariales para empresas de menos de 250 trabajadores y del 75% para empresas con más de 250. Se aplican los mismos porcentajes para trabajadores inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil.

 

Además, se ha creado una quinta categoría de contrato, específica para pescadores:

Con él se pretende mejorar las condiciones de trabajo del sector en materia de contratación, de tiempo de trabajo, de repatriación, de alimentación, de alojamiento y de protección de la salud y atención médica de los pescadores incluidos en el artículo tres del Real Decreto 618/2020.

 

¿Quieres conocer más acerca de cada uno de ellos? ¿Necesitas ayuda en la redacción de un contrato o asesoramiento legal en materia laboral? estamos aquí para ayudarte. Pregúntanos.